Acerca de

¿Qué entendemos cuando hablamos de “comunicación”? ¿Qué pasa si al concepto de “comunicación” le añadimos el de lo oral y, encima, el de lo escrito?

Un curso de Comunicación Oral y Escrita, que quiera propender a que sus integrantes alcancen el éxito, debe fundamentarse en tres pilares: la lectura, la escritura y el discurso (que para este taller llamaremos “la exposición”).

Entonces, en primer lugar tenemos la lectura. La lectura es algo importante, puesto que sin ella -sin la posibilidad de informarnos, de entrar en diálogo con otras personas alrededor del mundo que también están pensando los temas que nos interesan-, podríamos hablar y escribir, pero sería para nosotros mismos. Si no leemos, estaríamos hablando en el vacío o frente al espejo, en el mejor de los casos. En este taller, la lectura es el dinamo que nos impulsa a escribir y a exponer ideas. Por eso, el primer paso que cada estudiante debe dar es el de animarse a leer y a hacerlo bien; entre otras cosas, a través de una serie de mecanismos que impartiremos a lo largo del semestre. No de gana insistiremos en que mientras más gusto le coja al acto de leer, más probabilidades tendrá de alcanzar el éxito, que, cabe recordar, tendrá consecuencias definitorias en el futuro del estudiante universitario. Es más, no de gana se dice que leer, escribir y dar un discurso constituyen la base sobre la cual se fundamenta la vida académica.

En segundo lugar tenemos la escritura. En este taller, insistiremos en que para aprender a escribir bien hay que leer bien; y, para leer bien, ya lo advertimos, se deberá poner en marcha una serie de estrategias que nos ayudarán no solo a entender de manera efectiva lo que leemos, si no también a disfrutar de lo que leemos. En todo caso, el momento de escribir es el momento en que nos dedicamos a reflexionar sobre lo que conocemos, lo que queremos comunicar y, con todo ello, lo que queremos lograr. Pero, además de reflexionar, también interviene nuestra intención que, en el caso universitario, mayormente tiene que ver con la argumentación. Por tanto, si producimos textos académicos escritos, es para crecer como personas; la reflexión y la argumentación así nos lo dicen. La escritura, en la universidad, tiene el valor de decirle al mundo que tenemos algo importante que decir. Cómo se lo hace, de manera exitosa, es algo que desarrollaremos a lo largo de los meses que compartiremos juntos.

Finalmente, el tercer pilar de este curso es la exposición. Para un curso inicial de Comunicación Oral y Escrita, esta tiene que ver con la habilidad de cada estudiante de transmitir, de manera también efectiva, los conocimientos a otras personas. Al igual que con la lectura y la escritura académica, la exposición también se basa en estrategias que impartiremos a lo largo del taller. Lo más importante, sin embargo, es recordar que el estudiante que no aprende a expresarse de manera correcta ante otras personas, en el ámbito académico, difícilmente encontrará el éxito, a no ser que lo que busque sea hablar consigo mismo, escribir para sí mismo o leer solo lo que escribe. De ser así, ¡deberíamos preguntarle a esta persona para qué entonces entró a la universidad!

El punto de partida de este curso de Comunicación Oral y Escrita, como hemos visto, es la lectura, que debería empujarnos a escribir, para luego compartir, en público, lo que hemos aprendido, entendido, reflexionado. Así, para que cada estudiante empiece a construir las bases que le ayudarán a alcanzar el éxito a lo largo de su estadía en la universidad, queremos armar un sitio, a manera de recurso técnico y estratégico, que le apoye en ese camino. COEXITO quiere ser ese sitio. Entonces, ahora se entenderá nuestra fórmula:

COE + ÉXITO = COEXITO.

La comunicacion

Gracias por acompañarnos en este reto,

Rodrigo

Anuncios

WordPress.com.

Subir ↑

Lectura y Escritura Académica

Ahuyentando a los malos espíritus de la ignorancia

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora